BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

4.7. Importancia de la atmósfera para los seres vivos

Regulación de la temperatura

Durante el día la superficie de la Tierra se calienta cuando recibe la luz del Sol. Una vez que el terreno se ha calentado devuelve este calor en forma de radiación infrarroja (radiación invisible que captamos en forma de calor). Si no existiera la atmósfera, todo ese calor escaparía al espacio y la Tierra se enfriaría rápidamente durante la noche.

Sin la atmósfera la temperatura media de la superficie terrestre sería de -32 ºC cuando en realidad es de 15 ºC.

La atmósfera regula el calor de la superficie terrestre al comportarse como los cristales o los plásticos de un invernadero. La atmósfera deja pasar las radiaciones solares que calientan la superficie de la Tierra, pero impide la salida de gran parte de la radiación infrarroja que la superficie terrestre devuelve manteniendo así el calor y por lo tanto favoreciendo la vida en el planeta Tierra. A este fenómeno, como vimos, se le llama efecto invernadero, es un efecto natural y se debe sobre todo al CO2  y al vapor de agua de la troposfera.

La atmósfera como escudo

La atmósfera nos protege de las radiaciones solares perjudiciales procedentes del Sol. El Sol, además de luz y calor (radiación infrarroja), emite otras radiaciones como los rayos gamma, los rayos X y los rayos ultravioletas que son dañinos para la vida. Estas radiaciones nocivas son absorbidas por la termosfera y estratosfera, ya que el ozono que contiene refleja la parte más peligrosa de los rayos solares (la radiación ultravioleta). Por esa razón hay que controlar que la cantidad de ozono se mantenga constante y evitar que desaparezca la capa de ozono .

Nos protege de los impactos de los meteoritos. Estas rocas procedentes del espacio exterior son atraídas por la gravedad y caen sobre la superficie terrestre. Al entrar en contacto con los gases de la atmósfera, a gran velocidad, el rozamiento hace que se calienten tanto que se ponen incandescentes y acaban desintegrándose no llegando al suelo. Sólo los más grandes (poco frecuentes) pueden atravesar la atmósfera y llegar al suelo provocando grandes catástrofes: destrucción de la zona de impacto, cambios climáticos, extinción de especies, etc.

Curiosidad: escudos térmicos de las naves espaciales

Un escudo térmico es la capa protectora de una nave espacial. Esta capa está diseñada para protegerla de las altas temperaturas producidas por el rozamiento con las capas altas de la atmósfera durante su reentrada desde el espacio.

Todas las naves espaciales primitivas utilizaban escudos desechables, pero a partir de los transbordadores espaciales, (Columbia, Discovery, Challenger, Endeavour y Atlantis) se decide utilizar escudos renovables. Desde entonces los transbordadores espaciales, están cubiertos en su parte inferior por miles de baldosas cerámicas diseñadas para aguantar múltiples, reentradas únicamente con pequeñas reparaciones entre misión y misión.

El 16 de enero de 2003, un accidente en el escudo cerámico del Columbia causó su destrucción a la vuelta a la Tierra después de haber cumplido con su misión.

La atmósfera y los seres vivos

La atmósfera controla el clima y el ambiente en que vivimos.

Sin el oxígeno del aire los seres vivos se morirían. Gracias a la respiración los seres vivos obtienen la energía que necesitan para mantenerse vivos. Tanto las plantas como los animales, durante toda su vida y tanto de día como de noche necesitan consumir y respirar oxígeno del aire. A cambio, éstos desprenden dióxido de carbono (CO2).

Las plantas se fabrican su alimento mediante la fotosíntesis, usan la energía del sol, el dióxido de carbono del aire y agua y sales del suelo. Las plantas en este proceso desprenden oxígeno y así enriquecen la atmósfera de este preciado gas puesto que liberan mucho más del que consumen al respirar.

La composición actual de la atmósfera se debe a la actividad de la biosfera (fotosíntesis). Sin embargo, la actividad humana está modificando su composición. El aumento de las emisiones de dióxido de carbono procedente de los combustibles fósiles o de metano procedente de la ganadería acentúan el efecto invernadero. Los óxidos de nitrógeno o de azufre procedentes de las chimeneas de las industrias causan la lluvia ácida.

Los seres humanos también dependemos de la atmósfera para sobrevivir, ya que respiramos oxígeno, pero además utilizamos la energía del viento para mover molinos, barcos a vela o en los aerogeneradores que producen electricidad.

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.