BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

12.1.1. Indicadores de salud

La temperatura corporal

Indica la diferencia entre el calor producido y el eliminado por el organismo en un momento dado. Las zonas que más calor emiten son la piel y los pulmones.

El instrumento utilizado para medir la temperatura es el termómetro. La temperatura corporal normal se encuentra entre 36,5 y 37,2º C.

Esta temperatura puede variar debido a la temperatura ambiental, sobre todo en niños pequeños, la hora del día o por una enfermedad.

Los termómetros que se pueden utilizar son variados. Uno de los más utilizados es el termómetro de mercurio. Es muy exacto pero también muy contaminante. Otro muy sensible y fácil de usar es el termómetro por infrarrojos, que mide la temperatura en el oído.

Las zonas de medición de temperatura pueden ser la boca, la axila o el oído.

  • En la boca, el termómetro se sitúa bajo la lengua. Es una medición muy exacta. La toma de temperatura dura 3 minutos. Después de tomar líquidos calientes o fumar se debe esperar 15 minutos para tomar la temperatura. Está desaconsejada esta zona en niños porque el termómetro puede romperse.
  • En la axila, el termómetro se coloca en el hueco de la axila. Puede alterarse la medición al no situarse bien el termómetro. La medición dura 5 minutos. En las axilas tiene un valor 5 décimas más bajo que en la boca.
  • En el oído, el termómetro se coloca en el canal auditivo. La medición es muy exacta. La toma de temperatura dura unos segundos. Está aconsejado para todas las edades.

Si la temperatura des cuerpo asciende de forma moderada, situándose entre 37,1 y 37,9º C se denomina febrícula.

Cuando la temperatura asciende por encima de los 38º C se considera fiebre.

Cuando el organismo se expone a bajas temperaturas ambientales no se puede mantener la temperatura corporal constante y se produce una hipotermia.

Actividad: compara la gripe y la malaria.

El pulso

El pulso está producido por la contracción del corazón. Se detecta al presionar una arteria sobre una zona dura, como puede ser un hueso.

El pulso de una persona sana es rítmico, con una frecuencia regular. La frecuencia de latido de una persona adulta es de 60 a 80 pulsaciones por minuto.

Si la frecuencia del latido es irregular se produce lo que se denomina arritmia.

Una taquicardia se produce cuando el corazón late muy deprisa sin haber realizado ejercicio físico.

Si el corazón late muy lentamente se denomina bradicardia.

El ritmo cardiaco varía en función de la edad, el ejercicio físico y la fiebre.

La respiración

La respiración supone la entrada y salida de aire de los pulmones para oxigenar la sangre y eliminar el dióxido de carbono producido por las células del organismo.

La frecuencia respiratoria de una persona sana y relajada es de 12 a 18 inspiraciones por minuto.

Una persona sana presenta una respiración rítmica, con los movimientos respiratorios regulares.

La apnea es una patología que se produce cuando hay una parada entre la inspiración y la espiración.

La presión arterial

La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de los vasos por los que circula.

Depende de tres factores:

  • Fuerza del latido cardiaco. Si la contracción cardiaca es muy potente, la sangre sale despedida con mucha fuerza. Influye la edad, el ejercicio físico y el estado emocional.
  • Cantidad de sangre expulsada por el corazón en cada latido. Cuando el volumen de sangre aumenta, la presión que se ejerce sobre las paredes es mayor. Este factor depende del ejercicio físico, la alimentación, la edad,…
  • Resistencia periférica. Relacionada con la capacidad de deformación de las paredes de las arterias, su elasticidad, su tono y con la viscosidad de la sangre. Depende de la edad o la aparición de placas de colesterol, entre otros.

Al salir la sangre del corazón, se recoge en las arterias, y éstas se deforman.

La presión que ejerce la sangre en ese momento sobre las paredes de la arteria se denomina presión sistólica, más conocida como “la máxima” o “la alta”.

Después, el corazón se relaja y la arteria se vacía poco a poco, en ese momento se alcanza la presión diastólica, conocida como “la mínima” o “la baja”.

La presión máxima normal se encuentra entre 120 – 140 milímetros de mercurio y la presión mínima entre 70-90 milímetros de mercurio.

Por debajo de estos datos se considera que la persona tiene hipotensión o la tensión baja. Por encima de estos datos, sufriría hipertensión o tensión alta.

Otros indicadores

Además de las constantes vitales, existen otros parámetros que nos pueden informar sobre nuestro estado de salud:

  • Peso: Indica el grado de normalidad nutricional en nuestro organismo. Varía según la talla, el sexo, la edad y la constitución. En el periodo de desarrollo corporal (entre los 13 y 20 años) estos valores son muy cambiantes y por lo tanto poco significativos para evaluar la salud corporal salvo que sobrepasen determinados límites. El peso debe medirse en ayunas, descalzo y con la menor ropa posible.
  • Capacidad vital: Representa el volumen máximo de aire que puede intercambiarse en una sola ventilación pulmonar (inspiración y espiración).
  • Hemograma. Análisis de sangre. Número y tipo de células sanguíneas y composición química del plasma sanguíneo.
  • Composición química de la orina. Indica las sustancias que hay en la orina. La existencia de alguna sustancia extraña, o las normales en cantidades excesivas, pueden indicar alguna enfermedad.

Animación: Conoce los parámetros indicativos de tu estado de salud.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento No comercial Compartir igual 3.0

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.