BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

12.1.1. Indicadores de salud

Indicadores de salud

La enfermedad es la alteración del funcionamiento normal del organismo. Los indicadores de salud nos indican su buen estado.

Constantes vitales

Las constantes vitales son el conjunto de valores que nos informan sobre el estado de salud de una persona. Las más importantes son:

Presentación: Las constantes vitales (Flash).

Presentación: Medidas de las constantes vitales (Flash).




La temperatura corporal

El termómetro es el instrumento utilizado para medir la temperatura, que se encuentra normalmente entre 36,5 y 37,2 ºC. La temperatura puede variar según la temperatura ambiental, la hora a la que se tome o si existe alguna enfermedad.

Los termómetros, tradicionalmente han sido de mercurio, pero son tóxicos para la salud humana y el medio ambiente, por lo que ya no se fabrican en Europa. Ahora, son de otros materiales y digitales, de fácil manejo, como el termómetro por infrarrojos, que mide la temperatura en el oído.

La temperatura corporal se puede medir en la boca, en la axila o en el recto, aunque no debemos comparar los valores pues se obtienen distintos resultados. Según el resultado se pueden dar estas situaciones:

  • Hipotermia: Por debajo de la temperatura normal (36,5 ºC) al estar expuestos a bajas temperaturas.
  • Febrícula: Entre 37,1 y 37,9 ºC.
  • Fiebre: Más de 38 ºC.

Actividad interactiva: Comparación entre la gripe y la malaria.

El pulso

El pulso se produce por la expansión de las arterias cuando se contrae el corazón. Se puede detectar en las partes del cuerpo donde las arterias están cerca de la piel, como en muñecas y cuello.

En una persona adulta sana, el pulso tiene un ritmo constante de 60 – 80 pulsaciones por minuto, aunque varía en función de la edad, si se acaba de hacer ejercicio físico o si tenemos fiebre, por ejemplo. Según la frecuencia se pueden dar estas situaciones:

  • Arritmia: El ritmo cardiaco es irregular.
  • Taquicardia: El corazón late demasiado rápido sin haber hecho ejercicio físico.
  • Bradicardia: El corazón late demasiado lento.

La frecuencia respiratoria

Con la ventilación pulmonar, el aire entra en los pulmones para que la sangre tome su oxígeno y se lleve el dióxido de carbono (CO2) procedente de las células.

Una persona sana, en reposo, presenta una frecuencia respiratoria de 12 a 18 inspiraciones por minuto, con movimientos respiratorios regulares.

La apnea es una enfermedad que padecen algunas personas que roncan habitualmente, en la que se producen paradas respiratorias (apneas) entre la inspiración y la espiración. No les deja descansar durante las horas de sueño y tienen somnolencia durante el día.

La tensión arterial

La presión sanguínea es la fuerza ejercida por la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos. La tensión arterial depende de varios factores:

  • Fuerza de bombeo del corazón. Depende de la edad, el ejercicio físico y del estado emocional.
  • Cantidad de sangre expulsada en cada latido. Si el volumen bombeado es grande, la presión sanguínea sobre las paredes arteriales es mayor. Depende del ejercicio físico, tipo de alimentación, edad, etc.
  • Elasticidad de los vasos. Si son muy elásticos, no tienen placas de colesterol, etc., la presión sanguínea será menor.

La presión sanguínea se da con dos valores:

  • Presión sistólica, más conocida como “la máxima” o “la alta”. Presión que ejerce la sangre sobre las paredes arteriales cuando sale del corazón, pasa a las arterias y las deforman.
  • Presión diastólica, conocida como “la mínima” o “la baja”. Presión que ejerce la sangre sobre las paredes arteriales cuando el corazón se relaja y la sangre vacía las arterias pasando hacia las arteriolas y venas.

Los valores de presión arterial normal estarían entre 120-140 milímetros de mercurio de presión sistólica (máxima) y entre 70-90 milímetros de mercurio para presión diastólica (mínima). Si la persona tiene unos valores de tensión arterial más altos, se dice que la persona sufre hipertensión o tensión alta. Si son valores más más bajos, hipotensión o tensión baja.

Otros indicadores

Además de las constantes vitales, existen otros parámetros que nos pueden informar sobre nuestro estado de salud:

  • Peso: Puede indicar alguna enfermedad relacionada con la alimentación. Depende de la talla, sexo, edad y constitución. Debemos pesarnos en ayunas, descalzos y sin ropa.
  • Capacidad vital: Indica el volumen máximo de aire que se puede intercambiar en una única ventilación pulmonar (inspiración y espiración).
  • Hemograma: El análisis de sangre señala el número de células sanguíneas y la composición química del plasma sanguíneo. Pueden indicar alguna alteración.
  • Análisis de orina: Indica la composición química de orina, detectando si hay alguna sustancia extraña o si los resultados obtenidos salen de la normalidad.

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

Síguenos si te ha sido útil biologia-geologia.com.
 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.