BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

3.4. Hábitos saludables relacionados con el aparato digestivo

La salud depende de los hábitos de vida que adoptemos.

El buen funcionamiento del sistema digestivo está influido directamente por el tipo de alimentos que tomamos diariamente y por ciertas normas de salud e higiene que previenen numerosas enfermedades.

En el caso de tener síntomas de alguna enfermedad se debe acudir a un médico especialista que realizará las pruebas necesarias para determinarla y tomar las medidas adecuadas.

Los principales hábitos saludables que debemos seguir para cuidar nuestro aparato digestivo son:

  • Lavarse las manos correctamente antes de las comidas. Se realiza para evitar cualquier contaminación de los alimentos que vamos a comer por bacterias o parásitos.
  • Cepillarse los dientes y las encías después de cada comida. Usar un dentífrico con flúor, durando el cepillado como mínimo dos minutos. Deben lavarse en movimientos verticales por todos los dientes y por la parte exterior e interior de los mismos. También es conveniente cepillarse la lengua y usar seda dental para eliminar el sarro.
  • Masticar muy bien los alimentos para facilitar la digestión y poner en contacto los alimentos y los diversos jugos digestivos.
  • Evitar comer los alimentos muy fríos o muy calientes. El frío puede irritar la garganta y favorecer la aparición de faringitis o amigdalitis. Los alimentos muy calientes pueden provocar quemaduras en la boca, especialmente en la lengua.
  • Evitar bebidas y alimentos muy azucarados, especialmente después de comer, ya que los restos de azúcar son el principal alimento de las bacterias bucales, que los transforman en ácidos y originan caries.     
  • Evitar la deshidratación. Cuando hay pérdidas de líquidos por vómitos, diarreas, etc., es necesario recuperar los líquidos corporales. Una buena bebida se obtiene disolviendo en un litro de agua el zumo de dos limones, media cucharada de sal, media de bicarbonato sódico y dos cucharadas de azúcar.
  • Ingerir alimentos ricos en fibra. La fibra aumenta la movilidad intestinal, previene el estreñimiento, retiene líquidos, previene la obesidad y facilita la expulsión de las heces.
  • No ingerir alcohol ya que si no se pueden ver afectados el hígado y el páncreas de forma irreversible. (En este enlace puedes ver algunos de los efectos del alcohol).
  • Comer despacio, relajado y disfrutando de la comida, adoptar una postura correcta al comer, sentándose correctamente. Todo ello ayudará a tener una buena digestión y evitar atragantamientos.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento No comercial Compartir igual 3.0

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.