BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

7.2.2.1. Expansión del fondo oceánico

La expansión del fondo oceánico

A principios de los 60, Hess sugiere que los fondos de los océanos se expanden continuamente mediante material del interior que sale por las dorsales oceánicas, lo que no sólo agrandaría las cuencas oceánicas, sino que empujaría a los continentes a separarse entre sí.  
Esta afirmación se basa en la distribución de edades de la corteza oceánica:  

  • Actual en el entorno de las dorsales.  
  • Aumenta de manera progresiva y simétrica, a ambos lados de la dorsal, según nos alejamos de ella.  
  • La edad máxima, por donde volverían los materiales al interior, se encuentra a los lados de las grandes fosas marinas. 

Del mismo modo, los sedimentos marinos aumentan de espesor según nos alejamos de la dorsal. Si aceptamos que a más tiempo expuesto a la sedimentación le corresponde mayor cantidad de sedimentos, esto corrobora la distribución de edades.  
Sabemos, también, que cada cierto tiempo se produce una inversión magnética (el polo norte magnético, que actualmente está situado cerca del polo norte geográfico, pasa al sur y viceversa) y este cambio queda reflejado en las rocas y minerales que tienen componentes metálicos. Observando las inversiones se puede ver que están distribuidas de manera simétrica a ambos lados de las dorsales oceánicas, siendo los materiales más recientes los que están cerca de la dorsal y los más antiguos, los que están más alejados.

Esta distribución sólo puede explicarse a través la expansión del fondo oceánico, tal y como propuso Hess. Es decir, en las dorsales oceánicas se forma corteza oceánica a partir del ascenso de material magmático que viene del manto. Ese material se acumula a ambos lados, se enfría, formado así parte de la corteza oceánica y va siendo empujado y alejado por nuevos materiales magmáticos que salen del interior, creciendo la corteza oceánica a partir de la dorsal, pero entonces es necesario un lugar donde exista destrucción: ese lugar son las fosas oceánicas, donde la corteza oceánica se introduce de nuevo en el interior de la Tierra, fenómeno conocido como subducción.

La dinámica terrestre. (s. f.). Recuperado 28 de abril de 2016, a partir de http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/4esobiologia/4quincena3/4q3_contenidos_3b.htm

El estudio del fondo oceánico aportó muchas pruebas del desplazamiento de los continentes, como las anomalías magnéticas.

El proceso de formación de un océano es un proceso lento que pasa por diferentes etapas:
  • En primer lugar, una masa caliente de la Manto asciende, produciendo un abombamiento en la superficie de la corteza. Cuando esta corriente empieza a divergir, las tensiones que genera en el continente hacen que se agriete y deje escapar magma, originéndose un gran valle con actividad volcánica. Esta es la situación actual del Valle del Rift en África (la zona de los Grandes Lagos).
  • Al continuar las tensiones, se llega a romper la corteza continental, fenómeno conocido como ruptura continental, capaz de explicar la fragmentación de Pangea que definiera Wegener en 1912. Entre los dos bloques continentales, se forma corteza oceánica, con una dorsal en medio. Esta situación se corresponde con el actual Mar Rojo.
  • Una vez formada la dorsal, el funcionamiento de ésta va creando corteza oceánica continuamente, con lo que la nueva va empujando a preexistente, dando lugar a la expansión del fondo oceánico y como consecuencia, la separación de los dos bloques continentales, es decir a la Deriva Continental. Esta es la situación del océano Atlántico actual.
  • Cuando la apertura del océano sobrepasa unos límites, se puede fracturar la corteza oceánica, iniciándose un nuevo límite convergente, es decir una fosa.

Formación de un océanoantesdeactividad8.jpg (Imagen JPEG, 650 × 780 píxeles) - Escalado (0 %). (s. f.). Recuperado a partir de http://recursostic.educacion.es/ciencias/biosfera/web/alumno/4ESO/MedioNatural1I/imagenes/antesdeactividad8.jpg

Las dorsales son zonas de formación de litosfera oceánica, pero como la superficie de la Tierra se mantiene constante, es necesario que existan zonas de destrucción de litosfera. Además, cuando se estudia la antigüedad de las rocas del fondo oceánico, se puede comprobar que tienen, como máximo, 180 millones de años, mientras que algunas rocas continentales llegan a los 3800 millones de años. Esas zonas de destrucción de corteza son las fosas (zonas de subducción).
La tectónica de placas. (s. f.). Recuperado 30 de abril de 2016, a partir de http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/4esobiologia/4quincena4/4q4_contenidos_2b.htm

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.