BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

9.4.1. Contaminación del suelo

Contaminación del suelo

El suelo es una estructura compleja que tarda centenares de años en formarse. Es importante porque en él se cierran los ciclos de la materia y se producen los procesos de descomposición de la materia orgánica por la acción de bacterias y hongos.

El suelo se ve afectado por diversos procesos antrópicos que conducen a su deterioro, perdiendo su estructura, su fertilidad y su estabilidad.

Se pueden diferenciar dos tipos de contaminantes que afectan al suelo: los depósitos de Residuos Sólidos Urbanos depositados sobre él y las sustancias contaminantes, infiltradas y depositadas en su interior.

Actividad: Completa las frases sobre la contaminación del suelo.

Las principales sustancias contaminantes infiltradas en el suelo son los pesticidas, los metales pesados y las sales minerales.

  • Los pesticidas (herbicidas generalmente) se acumulan en el suelo a consecuencia del uso agrícola de los mismos.
  • Los metales pesados (mercurio, plomo, aluminio) se infiltran con el lavado, por el agua de lluvia, de los depósitos de RSU o con los vertidos de las industrias o minas.
  • La concentración e incremento de sales minerales en el suelo (salinización) es consecuencia de la irrigación continua de cultivos con agua de alta salinidad.

Actividad: Conoce la historia de la contaminación del suelo.

Actividad: ¿Ecosistema natural o cultivado?.

La humanidad y el medio ambiente. (s. f.). Recuperado 17 de julio de 2013, a partir de http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/3esobiologia/3quincena4/imagenes/impact_suelo.swf 

Los contaminantes del suelo

Las sustancias contaminantes del suelo pueden ser:

  • Vertidos industriales: papeleras, azucareras, etc.
  • Vertidos urbanos: aguas residuales, aceites, detergentes, etc.
  • Vertidos agrícolas y ganaderos: fertilizantes, pesticidas, purines, etc.
  • Deposición por la lluvia ácida: ácido sulfúrico y ácido nítrico, etc.

Plaguicidas

Los plaguicidas son productos químicos utilizados para destruir o controlar las plagas. Fueron un elemento decisivo en el desarrollo de la agricultura y de la mejora de las producciones en el campo. Pero los beneficios aportados por la química han ido acompañados de una serie de perjuicios, en algunos casos muy graves. Los productos químicos tóxicos, sobre todo los hidrocarburos clorados, como el dicloro-difenil-tricloroetano (DDT) y los bifenilos policlorados (PCB), se han concentrado en las cadenas tróficas, afectando más a aquellas especies situadas al final de la cadena. Otros productos, como los insecticidas (por ejemplo, el DDT), tienen graves y amplias consecuencias ecológicas.

 Plaguicidas 
17.jpg (Imagen JPEG, 525 × 424 píxeles) - Escalado (0 %). (s. f.). Recuperado a partir de http://e-ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio//500/569/html/Unidad06/imagenes/17.jpg

Problemas asociados a su uso

Los efectos de los plaguicidas y otros insecticidas son variados:
  • Sobre la salud humana. Se producen problemas por ingestión, contacto con la piel o inhalación. Los efectos son variados, dependiendo del producto, desde irritaciones a mutaciones y cáncer.
  • Efectos ecológicos. Los plaguicidas se acumulan en el tejido graso (bioacumulación), por lo que pasan de un nivel trófico al siguiente, pero no se pueden eliminar. En consecuencia, se va ampliando la concentración de un nivel trófico al siguiente.
A los seres vivos del ecosistema, esta acumulación les puede afectar de diferentes maneras, pudiendo producir: muerte, tumores y lesiones, problemas reproductivos, alteración del sistema inmunitario y endocrino (hormonal), daños celulares y en el ADN, deformidades físicas, efectos intergeneracionales (observados en generaciones futuras) y otros efectos fisiológicos (disminución del grosor de la cáscara de los huevos...).
El uso y acumulación de estas sustancias representan una amenaza para la supervivencia a largo plazo de importantes ecosistemas, como consecuencia de la perturbación de las relaciones depredador-presa y la pérdida de biodiversidad. Además, los plaguicidas pueden tener importantes consecuencias en la salud humana.
Actualmente se va eliminando el uso de plaguicidas altamente tóxicos y bioacumulativos, debido a sus efectos negativos, a favor de otros que se degradan en el medio y son menos tóxicos para los organismos a los que no están destinados.
En los países en desarrollo, algunos de los plaguicidas más antiguos continúan siendo los más baratos de producir y, para algunos fines, continúan siendo muy eficaces, por ejemplo, el DDT para la lucha contra la malaria.
El control de plagas con productos químicos es cada vez más complicado, debido a los problemas que hemos comentado. El control biológico es el empleo de otros insectos depredadores para combatir las plagas, de forma que así se evita o reduce el empleo de plaguicidas, que dejan residuos tóxicos en los frutos y plantas y son puros venenos para la salud humana.
Se pretende controlar las plagas a través de enemigos naturales, es decir, otros insectos que son depredadores de la plaga y son inofensivos a la plantación. El método de control biológico puede ser muy eficaz, pero hay que identificar bien el parásito y determinar adecuadamente el depredador más adecuado.
Las ventajas  del control biológico son que da más seguridad, al evitar productos tóxicos para el medio ambiente y para la salud humana. Este control permite mantener las producciones de productos agrícolas, eliminando las plagas pero respetando otros organismos.
Los inconvenientes vienen marcados por la lentitud de los resultados y por la dificultad que existe de controlar, en ocasiones, a los depredadores si estos vienen de otros ecosistemas.

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.