BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

13.4.1.3. Memoria inmunológica: respuestas primaria y secundaria

La memoria inmunológica: respuestas primaria y secundaria

La respuesta inmunitaria adaptativa es específica, pudiendo ser primaria, si se produce en el primer contacto con el antígeno, o secundaria, si se debe a contactos posteriores con el antígeno. Además, como se ha visto, puede ser celular (mediada por linfocitos) o humoral (mediada por anticuerpos).

Cuando el antígeno penetra por primera vez en el organismo, genera una respuesta inmune primaria. Primero hay un período de latencia en el que no se producen anticuerpos, pero después de unos días aparecerán anticuerpos (IbM) en la sangre hasta alcanzar un máximo a los 10-15 días para, más tarde, casi desaparecer.

Si el antígeno vuelve a penetrar una segunda vez, se producirá la respuesta inmune secundaria, más rápida, intensa y prolongada. Casi no habrá período de latencia, se producirán más anticuerpos (de tipo IgG) y durarán mucho más tiempo en la sangre, incluso varios años.

Esta memoria inmunológica se basa en los linfocitos, que tras el primer contacto con el antígeno, algunos se transforman en células de memoria (linfocitos B o T). Estas células de memora estarán por la sangre y los órganos linfoides, y cuando detecten otra nueva entrada del antígeno, producirán anticuerpos IgG que impidan el desarrollo de la infección. La duración de esta inmunidad depende del tiempo de vida de los linfocitos de memoria, pudiendo ser desde unos meses o años, hasta toda la vida, como en el caso de la viruela, rubéola o sarampión.

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.