BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

Biología 2º Bach.

Adaptaciones curriculares

Foros

 

Saltar la navegación

7.2.1.1.2. Predicción, prevención y corrección de riesgo sísmico

Medidas predictivas, preventivas y correctoras ante riesgos sísmicos

Se pueden tomar tres tipos de medidas ante los riesgos sísmicos:

Medidas de predicción de terremotos

Los geólogos cada vez tienen más conocimientos, instrumentos de medida más sensible y técnicas para poder predecir cuándo y dónde va a producir un terremoto, aunque todavía tienen que mejorar su grado de fiabilidad.

Por tanto, no se puede predecir con exactitud cuándo y dónde se producirá un terremoto igual que se hace con la predicción del tiempo atmosférico, puesto que no se puede estudiar con detalle los procesos que ocurren en el interior de la Tierra.

Predecir un terremoto supondría una alarma social que llevaría a la evacuación de la población de toda una región, con el coste y problemas que conllevaría, por lo que las autoridades solo tomarían esta medida si tuvieran la seguridad absoluta de que se iba a producir el terremoto. Esta certeza no existe, solo se puede conocer cuáles son las zonas de riesgo, por lo que no se pueden aplicar las medidas de urgencia sin saber cuándo y dónde se va a producir el terremoto.

La predicción sísmica se realiza de dos formas:

Predicción sísmica a largo plazo

Para saber dónde se va a producir un terremoto es útil la elaboración de mapas de peligrosidad basados en sismos anteriores, según su magnitud o intensidad.

Para elaborar un mapa de peligrosidad sísmica hay que tener en cuenta:

  • Análisis de las fallas capaces de provocar terremotos.
  • Análisis de los terremotos que se han producido en la zona anteriormente para poder calcular la probabilidad de que vuelva a ocurrir un sismo de una determinada magnitud en esa zona.

La predicción sísmica a largo plazo es más fiable que la predicción volcánica, y es útil para tomar las medidas preventivas necesarias. 

Los principales criterios de predicción sísmica a largo plazo son:

  • Estudios estadísticos basados en la historia sísmica de la región, analizado los terremotos que se han producido para calcular el período de retorno. Por ejemplo, el tiempo de retorno de un terremoto de magnitud 6 o superior en España es de unos 100 años. También es importante controlar si el tiempo de inactividad es mayor que el esperado, puesto que se pueden estar acumulando tensiones en la falla y el riesgo ser importante.
  • Localización de los límites de placas litosféricas y de otras zonas en las que haya habido terremotos recientemente.
  • Estudio de los procesos dinámicos que ocurren en los límites de placas.
  • Localización de fallas activas y elaboración de mapas de peligrosidad.
  • Análisis de la variación de la relación entre la velocidad de propagación de las ondas sísmicas P y S en los precursores sísmicos, los pequeños terremotos que se producen en la zona antes de que se produzca el gran terremoto, pero que vuelven a su valor normal después del sismo. Cuanto mayor es la magnitud del terremoto, mayor es el tiempo en que aparecen los precursores sísmicos.
  • Estudio de las modificaciones del terreno, elevaciones o depresiones, que se producen antes del terremoto. Es difícil utilizar este criterio porque las modificaciones del relieve pueden tener otra causa. 

    Predicción sísmica a corto plazo

    Para hacer predicciones sísmicas a corto plazo, para días o semanas, es necesario la existencia de redes de vigilancia que permitan detectar precursores sísmicos que precedan al terremoto.

    Algunas de las anomalías físicas o químicas que aparecen en las rocas y que suelen preceder a los terremotos son:

    • Instalación de redes de vigilancia para detectar precursores sísmicos, como los que se nombran a continuación:
      • Aumento del número y frecuencia de pequeños terremotos. La frecuencia aumenta según la proximidad al hipocentro.
      • Cambios de velocidad de las ondas sísmicas.
      • Anomalías que se producen en el relieve antes del terremoto, que pueden ser detectadas mediante satélites artificiales.
      • Variación en la conductividad eléctrica y magnética de las rocas.
      • Aumento de concentración de radón en las aguas subterráneas.
      • Descenso del nivel freático.
      • Incremento de las emisiones de gas radón.
      • Comportamientos anómalos de los animales antes de producirse el terremoto, que perciben las vibraciones procedentes de las microfracturas de las rocas.
    • Estudio de las zonas de subducción, en las que una placa tectónica se introduce bajo la otra. Mediante dispositivos GPS se puede medir el movimiento de placas, y cuando se detecta que una se para, se está acumulando energía que se puede liberar en cualquier momento.

      Medidas de prevención de terremotos

      Las medidas que se pueden tomar para prevenir terremotos se pueden dividir en dos grupos:

      Medicas preventivas no estructurales ante terremotos

      Algunas de las medidas preventivas no estructurales a tomar ante terremotos son:

      • Elaboración de mapas de riesgo para una correcta ordenación del territorio, evitando grandes asentamientos y la construcción de algunas estructuras, como presas, en zonas de alto riesgo.
      • Medidas de protección de civil, como información, sistemas de alerta y planes de evacuación de la población.
      • Educación para el riesgo.
      • Establecimiento de seguros.

      Medicas preventivas estructurales ante terremotos

      Algunas de las medidas preventivas estructurales a tomar ante terremotos son:

      • Elaboración de normas para construir edificios sismorresistentes para reducir la exposición y la vulnerabilidad, entre las que estarían las siguientes:
        • Edificios separados por amplios espacios, para evitar el hacinamiento de la población y que los edificios choquen durante la vibración.
        • Construcción de edificios simétricos, que se comporten de un modo rígido durante las vibraciones, independientes del suelo.
        • Construcciones con cimientos no rígidos (caucho) para poder absorber las vibraciones del suelo y que permitan la oscilación del edificio.

          Medidas de corrección ante terremotos

          Cuando se produce un terremoto, las medidas que se pueden tomar para reducir su magnitud son casi inexistentes, aunque algunas podrían ser:

          • Inyección de fluidos. Lubricar (con agua o petróleo) las fallas activas para reducir el rozamiento en la zona de contacto. Provocar pequeños desplazamientos de los bloques de falla para evitar la acumulación de tensiones.
          • Extracción de fluidos. Extraer el agua subterránea para impedir la falla se active y que los bloques permanezcan inmóviles.

          Extremadura, Junio de 2018, opción A, pregunta 8

          8. Describe 4 precursores sísmicos. 1 punto.

          Murcia, Junio de 2017, opción B, cuestión 3

          Recordando la ubicación de la Región de Murcia en  relación a la Tectónica de Placas, qué tipo de riesgo geológico debemos tener en consideración para la ordenación adecuada del territorio (0,5 puntos). Razona la respuesta (1 punto) y ponga un ejemplo de una catástrofe reciente, en el año 2011, producida en Murcia por ese riesgo (0,5 puntos). 

          Aragón, Septiembre de 2017, opción A, cuestión 2

          2. La Geología contribuye esencialmente al descubrimiento y aprovechamiento de las materias primas minerales y energéticas que cimentan el desarrollo de las sociedades modernas. (2 puntos)

          B. Nombre cinco medidas de predicción y cinco medidas de prevención del riesgo sísmico. (1 punto)

          Puedes ponerte en contacto con otros usuarios de biologia-geologia.com a través de los foros para intercambiar dudas, sugerencias, comentarios, etc.

           

          Currículos de Biología y Geología

          Blog

          Descargas

          Contacto

          Sorpresas en exámenes

          Índice global

          Aviso legal

          Síguenos si te ha sido útil biologia-geologia.com.
           

          Materiales didácticos de Biología y Geología para el alumnado de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato.