BIOLOGÍA - GEOLOGÍA . COM

1º ESO

3º ESO

4º ESO

2º Bachillerato

Realidad Aumentada

Blog

 

Saltar la navegación

5.9. Hábitos saludables para el aparato circulatorio

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud no es sólo la ausencia de enfermedad, sino el estado del completo bienestar, tanto físico como mental y social.

Las claves para una adolescencia saludable están entre otros factores, en los siguientes:

  • La alimentación: llevando una dieta equilibrada y energética, apropiada a nuestra edad y trabajo. Una dieta sana, baja en grasas y rica en vitaminas y sales minerales.
  • Evitar la adopción de malos hábitos, como el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas.
  • Hacer ejercicio físico y mantener un peso adecuado a nuestro sexo y edad. Así, desarrollamos nuestros músculos y huesos y es especialmente saludable para el aparato circulatorio.

Intenta que tus hábitos de vida, se adecúen a estas recomendaciones.

Las enfermedades que afectan al aparato circulatorio, generalmente, suelen ser muy graves, sin embargo podemos prevenirlas si mantenemos unos adecuados hábitos saludables. Entre los más comunes:

  • Evitar el consumo excesivo de alimentos ricos en colesterol y grasas animales. El exceso de colesterol se acumula en las paredes de las arterias, provocando su engrosamiento y las placas de ateroma, que son causa de graves enfermedades. El depósito de colesterol aumenta con el consumo de grasas saturadas. Las insaturadas hacen que disminuya.
  • Hay que evitar permanecer mucho tiempo de pie, ya que la sangre debe ascender por las venas de las piernas hacia el corazón en contra de la gravedad y esta situación hace más difícil el retorno. El flujo lento de esta sangre puede ocasionar la dilatación de las mismas favoreciendo la aparición de varices.
  • Es recomendable reducir el estrés y las situaciones de tensión ya que provocará  la elevación de la presión sanguínea e influye  en la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • Se debe realizar ejercicio de forma habitual. Esta situación aumenta la capacidad cardiovascular, reduce la tendencia a padecer arteriosclerosis, reduce el estrés y combate la obesidad.
  • Por último, debemos vigilar las infecciones dentales y de garganta para evitar que se conviertan en crónicas e impedir que los microorganismos patógenos afecten a las válvulas del corazón.
  • No fumar. Son numerosos los efectos nocivos que provoca el tabaco, no sólo sobre el aparato circulatorio. El tabaco favorece la aparición de arteriosclerosis en las grandes arterias, la aterosclerosis y la angina de pecho.
  • Evitar la obesidad, ya que el exceso de peso va acompañado de una elevada tasa de colesterol en sangre asociada además a una subida de tensión arterial.
  • Mantener una dieta sana y equilibrada, restringiendo el consumo de sal. Ésta favorece la retención de líquidos, aumentando  el trabajo cardíaco y la subida de la presión sanguínea.

Actividad: Trastornos circulatorios por hábitos nocivos.

Contesta en tu cuaderno

5.24.- ¿Qué hábitos crees que deberías cambiar para evitar tener problemas con el aparato circulatorio?

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento No comercial Compartir igual 3.0

 

Currículos de Biología y Geología

Aviso legal

Descargas

Contacto

Sorpresas en exámenes

Índice global

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.