Biologia-Geologia.com
Biología y Geología 1º ESO Biología y Geología 3º ESO Biología y Geología 4º ESO Anatomía Aplicada 1º Bach
Biología 2º Bachillerato Geología 2º Bachillerato Blog "Profedebiogeo"

Saltar la navegación

5.3.6. Habitos saludables para el aparato circulatorio

Hábitos saludables para el aparato circulatorio

Es importante cuidar nuestro sistema circulatorio para asegurarnos de que recibe los nutrientes y el oxígeno necesarios para mantenerse saludable. Algunas enfermedades del aparato circulatorio se pueden evitar si cuidamos nuestro cuerpo. Algunos de los hábitos saludables relacionados con el aparato circulatorio son:

  • Tenemos que cuidar nuestra alimentación, tener dieta sana y equilibrada.
    • Evitar consumir alimentos ricos en colesterol y grasas animales. El colesterol se deposita en las paredes de las arterias y forma placas de ateroma que pueden causar graves enfermedades (aterosclerosis). Aunque es necesario tomar grasas, son preferibles las grasas insaturadas (aceite de oliva, de girasol, etc.) a las saturadas (de origen animal, como la mantequilla,…, y otras de origen vegetal, como el aceite de palma y el de coco). Hay que tratar de tener una alimentación saludable, que sea rica en frutas, verduras y baja en grasas saturadas y colesterol.
    • No abusar de la sal, ya que favorece la retención de líquidos, aumentando el trabajo cardíaco y la subida de la presión sanguínea (hipertensión). 
    • Comer alimentos con poco azúcar, ayuda a reducir el riesgo de diabetes.
  • Evitar permanecer mucho tiempo de pie sin andar, ya que la sangre tiene que regresar al corazón por las venas, y si los músculos no las comprimen, la sangre tiene problemas para volver al corazón, y es más fácil que aparezcan varices.
  • Trata de reducir el estrés y las situaciones de tensión ya que elevan la presión sanguínea y puede causar enfermedades cardiovasculares.
  • Realiza ejercicio de forma habitual. Hacer ejercicio de forma moderada con regularidad ayuda a mejorar la circulación sanguínea, aumenta la capacidad cardiovascular, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y prevenimos la arteriosclerosis, además de ayudar a reducir el estrés y la obesidad. 
  • No fumar. Fumar, además de ser perjudicial para nuestros pulmones, también lo es para el aparato circulatorio, ya que favorece la aparición de arteriosclerosis, angina de pecho, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, etc.
  • Controlar el peso. Procura evitar la obesidad, ya que el exceso de peso va acompañado de una elevada tasa de colesterol en sangre, que también puede estar asociada a hipertensión y al aumento de enfermedades cardíacas.
  • Controlar la presión arterial: mantener la presión arterial dentro de límites normales puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Corazón contento


Creado con eXeLearning (Ventana nueva)