Biologia-Geologia.com
Biología y Geología 1º ESO Biología y Geología 3º ESO Biología y Geología 4º ESO Anatomía Aplicada 1º Bach
Biología 2º Bachillerato Geología 2º Bachillerato Blog "Profedebiogeo"

Saltar la navegación

5.2.4.5. Enfermedades de los pulmones

Enfermedades de los pulmones

Algunas de las principales enfermedades pulmonares son:


Neumonía o pulmonía

La neumonía es la inflamación de los alvéolos pulmonares producida por una infección provocada por bacterias, virus u hongos. Los alvéolos se llenan de pus y líquido, lo que dificulta la respiración y la absorción de oxígeno.

La neumonía más común está causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae o neumococo (también por estafilococo y estreptococo), y provoca fiebre alta, dolor en la respiración, tos y esputos con sangre. Se trata con el antibiótico penicilina.

La neumonía puede ser:

  • Neumonía lobular, si afecta a un lóbulo pulmonar completo.
  • Bronconeumonía, si afecta también a los bronquios.
  • Neumonía intersticial, si afecta al tejido intersticial.

Existen varios grupos de riesgo para los que la incidencia de la neumonía es elevada: personas mayores de 65 años, menores de 2 años, fumadores, personas inmunodeprimidas, etc.

Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es un conjunto de enfermedades resultantes del crecimiento incontrolado de células que se desarrollan en los bronquios e invaden y destruyen los tejidos pulmonares.

El cáncer de pulmón suele comenzar en las células epiteliales, y puede derivar en metástasis e infiltrarse en otros tejidos del cuerpo.

Provoca que el pulmón no funcione correctamente, causando dificultad respiratoria, tos, pérdida de peso, dolor torácico e incluso la muerte.

Aunque cualquier persona puede padecer cáncer de pulmón, es más frecuente en fumadores, puesto que el humo del tabaco contiene numerosas sustancias promotoras de cáncer, como el alquitrán. En las personas no fumadoras, la aparición del cáncer de pulmón está asociada a una combinación de factores genéticos, humo del tabaco como fumadores pasivos, exposición al gas radón, asbesto y contaminación atmosférica.

El diagnóstico temprano del cáncer del pulmón es determinante para su curación, pudiendo ser tratado quirúrgicamente el 20 % de los casos en estadios tempranos. Sin embargo, se suele detectar cuando ya ha ocurrido metástasis, siendo la esperanza de vida de unos 8 meses.

Debido al tabaquismo, que produce hasta el 80 % de los casos, el cáncer de pulmón es el más frecuente en el mundo, con previsiones de que en España, en el año 2035, sean 40000 personas las que lo padezcan. El riesgo de cáncer aumenta con la cantidad de cigarrillos consumidos diariamente y con el comienzo precoz del tabaquismo.

Cáncer de pulmón (lado derecho). Carcinoma de células pequeñas.

melvil, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons


Vídeo: Comprender el cáncer de pulmón (4:04 minutos).

Edema pulmonar

El edema pulmonar es la acumulación de líquido seroso en el interior de los pulmones, en especial, en los espacios entre los capilares sanguíneos y el alvéolo pulmonar. La acumulación de líquido en los pulmones dificulta el intercambio de oxígeno entre los alvéolos pulmonares y la sangre.

El edema pulmonar suele estar causado por insuficiencia cardíaca. El corazón no puede bombear sangre de manera eficiente, quedándose represada en las arterias que llevan la sangre a los pulmones. Cuando la presión en estos vasos aumenta, el líquido pasa hacia el interior de los alvéolos pulmonares, inundándolos y reduciendo su capacidad para intercambiar gases, quedándose el organismo sin oxígeno.

El edema pulmonar también puede estar causado por una lesión en el pulmón, por un gas venenoso o por una grave infección.


Embolia pulmonar

La embolia pulmonar se produce cuando se bloquea una arteria pulmonar por una sustancia que se ha movido desde otra parte del cuerpo a través del torrente sanguíneo (trombo).

Normalmente, se origina cuando se obstruye un vaso sanguíneo (trombosis) de las venas de la pelvis o de las piernas, y parte de ese coágulo se desprende (émbolo) se desplaza hacia el corazón y de allí, a la arteria pulmonar que queda bloqueada.

Enfisema pulmonar

El enfisema pulmonar consiste en el aumento del tamaño de los alvéolos pulmonares, con destrucción de los tabiques interalveolares, lo que ocasiona una pérdida de elasticidad pulmonar, perjudicando el intercambio gaseoso. Aunque entra más aire en los alvéolos, la sangre no puede tomar el oxígeno ni dejar el CO2, por lo que el organismo tiene problemas para conseguir el oxígeno que necesita.

Es un tipo de EPOC que, al dañar los alvéolos pulmonares, dificulta que llegue el oxígeno que necesita el organismo.

La principal causa de este deterioro de los pulmones es el tabaco. Esta enfermedad es crónica, con un proceso lento y progresivo.

Tuberculosis

La tuberculosis (históricamente llamada tisis) es una infección bacteriana (Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch) contagiosa que afecta a los pulmones, los bronquios y la pleura, produciendo tos, dolor torácico y esputos sanguinolentos, pero también puede afectar al aparato digestivo, la piel, el sistema nervioso, etc.

El bacilo se transmite a través del aire, cuando una persona con tuberculosis tose, estornuda, habla o escupe. Si una persona inhala las bacterias que pueda haber en gotitas suspendidas en el aire o en partículas de polvo, puede quedar infectada.

Para tratar la tuberculosis es necesario usar antibióticos.

COVID-19

La enfermedad llamada COVID-19 está causada por el virus SARS-CoV-2.
Su nombre, COVID-19, procede del acrónimo en inglés de coronavirus disease 2019, enfermedad por coronavirus de 2019. La Real Academia Española permite el uso del femenino, por tratarse de una enfermedad, aunque el uso del masculino se considera también válido, siendo mayoritario.
Entre sus síntomas está la fiebre, tos, disnea (dificultad respiratoria), mialgia (dolor muscular) y fatiga. En casos graves se puede producir neumonía, síndrome de dificultad respiratoria agua, sepsis y shock circulatorio.
Según la OMS, es una enfermedad mortal entre el 0,5 % y 1 % de los casos. No existe tratamiento terapéutico para curar la enfermedad, consistiendo los tratamientos en aliviar los síntomas y mantener las constantes vitales.
La transmisión del virus SARS-CoV-2 se realiza mediante las microgotas de Flügge, pequeñas gotas que se emite un portador (que puede no tener síntomas de la enfermedad) al hablar, toser o espirar que pasan a otra persona que inspira esas gotas o toca objetos contaminados con las manos y después contactan con las mucosas orales, nasales y oculares al tocarse la boca, la nariz o los ojos. También se puede transmitir por aerosoles.

¿Edema o enema?

No es raro escuchar alguna vez a personas que confunden edema con enema.

Creado con eXeLearning (Ventana nueva)